Partes de motor

El motor es un generador de energía que proporciona la potencia para conducir el automóvil. Es una compleja estructura construida para convertir el calor de la combustión del combustible en la fuerza que hace girar las ruedas del vehículo. Consta de dos partes básicas: la sección inferior más pesada es el bloque motor, el cual es una carcasa para las principales piezas móviles; y la cubierta superior desmontable, es la culata.


Suspensión

La suspensión es el sistema que conecta el chasis del vehículo con las ruedas. Este sistema es responsable de brindarte viajes en auto suaves y estables, pues se encarga de absorber en lo más posible las irregularidades del caminos.

E xisten dos tipos de suspensión: las rígidas o dependientes y las independientes.

Embrague

El embrague es el sistema que permite la transmisión o interrupción de la energía producida por el motor a la caja de cambios y posteriormente a las ruedas, para así controlar manualmente el cambio de marchas y la velocidad del automóvil. En la conducción es un elemento esencial y su correcto uso aporta beneficios para el funcionamiento del vehículo y para su vida útil.

 Frenos

El sistema de frenos busca asegurar la seguridad en la conducción, ya que sus principales funciones son disminuir, estabilizar y anular de manera progresiva la velocidad. Existen cuatro repuestos más solicitados: pastillas de freno, disco de freno, zapatas de freno y liquido de freno.

Parte eléctrica

Son los encargados de conducir la corriente eléctrica necesaria para generar la chispa de encendido del combustible y, de esta forma, comienza el proceso de combustión. A los cables de bujías y bobinas se le conoce también como cables de alta tensión, estos se encuentran revestidos de un material aislante con conectores y fundas aislantes en ambos extremos.

Las bujías de encendido son componentes que producen el arranque del vehículo gracias a la chispa producida por la mezcla de combustible y oxígeno en los cilindros.

  Conozca los filtros de su vehículo 

Cada vehículo tiene cuatro filtros principales: el filtro de habitáculo, el filtro de aceite, el filtro de combustible y el filtro de aire. La función de todos estos filtros consiste en permitir flujos y atrapar impurezas: polvo y contaminantes en el aire, impurezas en el combustible o suciedad en el aceite de motor. Si los filtros de su vehículo no se reemplazan a tiempo, no funcionarán correctamente y, al final, podrían tener un impacto en la mecánica. Al reemplazar sus filtros, su vehículo será más eficiente.